martes, marzo 23, 2010

El padrino y el halo


Dante: Se acabó.
Yobber: ¿Y cómo brilla no?
Dante: Es natural, el halo de luz será la seña intacta de lo que fue.
Yobber: Qué aburrido, a estas horas no suena ni el silencio.
Dante: Serás mi padrino de boda, me caso mañana.
Yobber: Rápido y violento ¿eh?
Dante: Cinco años después del primer beso no lo considero rápido.
Yobber: El proceso no, esta decisión.
Dante: Tú eres peor.
Yobber: Pero nunca me haz visto hacer ninguna locura apresurada.
Dante: ¿Y aquel viaje?
Yobber: Fue como dijo el chapulín.
Dante: Fríamente calculado, jaja, no te creo.
Yobber: ¿Y quién lo hace?
Dante: No me vengas con tus juegos de palabras ni tus cambios de tema, serás padrino, ya estás viejo mi buen amigo.
Yobber: Qué aburrido, no voy a regalarte nada ni pienses que te ayudaré en preparativo alguno.
Dante: Todo está hecho, sólo anda firma y te vas.
Yobber: Jajajja, Para cosas sencillas no me llames.
Dante: Total, ahora quieres responsabilidades.
Yobber: Bailaré con el perro.
Dante: Igual que aquella vez, con confianza, de ti se espera cualquier cosa.
Yobber: Conozco mucha gente a la que le dicen eso.
Dante: Yo también.
Yobber: Entonces por qué me lo dices si sabes que es algo normal en muchas personas.
Dante: Porque tú te das cuenta de ello, a diferencia de la mayoría a los que se les dice eso.
Yobber: Y dime ¿De qué no me doy cuenta, mi joven amigo?
Dante: De que el destello viene hacia nosotros, ¡corre!
Yobber: 3, 2, 1...
Dante: ¡Carajo!, se apagó frente justo frente a tu rostro. ¿Cómo le hiciste?
Yobber: Duración, mi estimado, lo lanzamos contra el viento y regresó en menos tiempo que su esplendor, 4 minutos en línea recta, se asume un recorte geométrico en su eventual regreso, asume dos minutos y guíate por cómo se amengua la estela, además siempre mira tu reloj cuando hagas esto.
Dante: Yobber, estás loco.
Yobber: ¿A qué viene eso?, también se lo dicen a muchos.
Dante: Pero no conozco ninguno que sea padrino de su psicólogo.
Yobber: Debe haber muchos, el conocimiento no depende de tu sapiencia.
Dante: Ni la luz de tu control. Mira tu rostro.

Una línea en la mejilla izquierda del rostro de Yobber dejó marcada la huella de aquel experimento nocturno y cuando al día siguiente en plena boda bailando con la novia, ella le preguntó: ¿Y esa raya en tu cara?, él animosamente contestó: Es un halo de luz.

5 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Un diálogo cargado de ternura, verdades, un toque de fantasía y mucho afecto. Me encantó!!

BESOTES!!

Mundo Animal. dijo...

HOLAA ESTA GENIAL EL ESCRITO, ESPERO QUE TENGAS UN BUEN DIAAA, ABRAZOSSSS DE TU AMIGO CHRISTIANNNNN

Karol_a dijo...

Buenísimo yob. Enhorabuena, te has lucido, habiendo perdido un trozo de piel de tu rostro por ser el padrino de tu sicólogo, y por nun ca querer perder el control, ya viste... y por no dudar al menos de que todo, si depende de la sapiencia, con ella sabrías que en todo no lleva uno el control... según y qué...
Ha sido muy ameno pasearse por la entrevista. Un beso.Ingenioso.

Apple dijo...

hey! feliz regreso!!!...
tu blog es muy diferente... y se ve bien!!
ahora parece un halo de luz! (:

que se siente ser padrino?!!

un abrazo y un beso!

Juls dijo...

jo..qué bonito :(