miércoles, agosto 17, 2011

Ella bajó del bus.




La enfermedad de los ojos
me tomó por sorpresa
me hizo escribir sin letras
y caminar donde no había caminos,
edificó un puente hasta miradas imposibles
y derrumbó unos cuantos muros de indiferencia,
heló excesiva intención
y puso café donde había frío.

La enfermedad de los ojos
me tendió una red vallejana
de la que no intenté escapar
a la que traté de no entender,
sólo me hundí hasta lo indecible
y una vez en el fondo
...
no importa
este poema es una mierda.


2 comentarios:

Aglaia... dijo...

Hace mucho que no subo a un bus. Entonces no habré de ser yo. Qué consuelo!

Besos chico Yob

Yob dijo...

Jaja, no, no fue usted. Si usted se baja del bus yo me bajó también ;)