viernes, noviembre 19, 2010

Tus manías.


-El viento que galopa en tus labios es lo que me gustaría ser a mí... si no fuera lo que soy.

¡Oh!, coleccionista de intenciones,
eres la única excepción a mis reglas
y lo sabes,
tal vez por eso te aprovechas
en cada beso que excede mis deseos
y cada mirada que insertas en cada uno de mis ojos
que hambrientos de tu piel
hunden su intención
en tu loca manía de hacer el amor
cuando la luna se viste de blanco
y llena de ti se va del cielo.

Y qué locura la tuya para recoger todo lo que encuentras,
que si la moneda sin valor, que si el ave herida,
que si el hombre arrodillado,
el coro que te sabes de esa canción
que repites cuando estas nerviosa,
no puedes negar que estás de remate,
loca estás hasta el límite de lo que mi boca puede decir
antes de que me regales caricias en la cara,
de esas que te gusta llamar cachetadas.

Aaquella mujer que canjea lunares por mitos,
rebosante de manías inconscientes,
que en su sola sonrisa delatora
va contando de su loca manía de ser hermosa
aunque ande en harapos por la casa
o con la boca rosada sin pintar,
los ojos recién amanecidos
y los cabellos hechos selva,
porque ella tiene esa costumbre
de ser natural
aunque sus besos digan lo contrario,
esa persistencia innata de estar en blanco y negro
aunque todos los labios de su piel
destellen un rojo incendiario.

Podría enumerar minuciosamente
cada tic de tus manos en el día de exámenes,
los colores que tomas prestado a la tarde
cuando sientes vergüenza,
tu costumbre por dibujar rosas en mis paredes
cuando recién las pinto, tal vez deseoso, confieso,
de que dibujes nuevas rosas
aunque me cueste un día entero pintarlas de nuevo.
Tu manía por fumarte el tiempo
en el cigarro que ocupa el lugar de mis labios,
pero yo escaso de celos
solo atino a fotografiar
el eco que hacen tus ojos dormidos
en la cueva de mis memorias,
para evocarte desnuda en mis ojos cómplices
y mi cámara expectante,
aunque solo sea porque no capté tus ropas
cuando congelé tu imagen
en el cuadro de ese instante.

Podría llenar la hoja
relatando de manera enfermiza
cada una de tus manías en cada uno de tus días
sin temor a repetir alguna sola
o exagerar en prosa lo que superas cuando las enumeras tú sola
en las noches que toca luna llena
y dormir en tus historias diarias
me toca cuando pregunto:

¿amor, qué haz hecho ahora?

3 comentarios:

Rosita Epitafio dijo...

hacia mucho que no me paseaba por acà (una disculpa) hacia mucho que no leia algo que realmente me llegara (un agradecimiento), espero te encuentres bien y todo te vaya de maravilla (un saludo)

i

Nell dijo...

;) nice

Yob dijo...

Rosita. Tu saludo y agradecimiento son más que bienvenidos y tu disculpa la obviaré porque al visitarme has borrado toda no visita pasada. No todo anda de maravilla, pero las cosas andan bien, la vida está siendo vivida. Un saludo a la distancia y espero te recuperes pronto.

Nell. :)